Orígenes del Derecho Aeronáutico


“Desde Montgolfier hasta Garnerin, que antes que nadie osó cortar la cuerda de su barquilla y descender ayudado por un frágil para-caida, todos los esfuerzos, todas las meditaciones de las inteligencias osadas se han dirigido a una sola cosa,  encontrar el medio de sostenerse en el aire y de recorrer a medida de su capricho los inmensos dominios en que reina el águila como soberana.”
Gaceta de Madrid nº 4460, de 30 de noviembre de 1846.

El Derecho Aeronáutico es una disciplina nacida de un hecho técnico: la aeronavegación. Pero en realidad podríamos decir que su nacimiento se remonta a la aparición del invento de los hermanos Montgolfier, quienes el 5 de junio de 1783 lanzaron, por  vez primera, un globo de papel inflado con aire caliente en Annonay (Francia). Posteriormente, el 7 de enero de 1785, Jean-Pierre Blanchard y  John Jeffries, atravesaron a bordo de un globo aerostático el Canal de la Mancha desde Douvres hasta Calais.

Sin duda alguna, estos acontecimientos llenaron al mundo de entusiasmo y admiración, pero aquélla esfera que  había permitido al hombre elevarse en el aire quedaba a merced de las caprichosas corrientes del viento. El globo aerostático resultó no ser apto para la navegación por aire, “había que convertir una potencia ciega y caprichosa en una potencia inteligente y dócil.[1] Este fue el nuevo reto: idear un mecanismo que posibilitara controlar su dirección a voluntad del aeronauta.

No obstante, antes de que el globo aerostático estuviese preparado para su dirección, ya fue objeto de algunas normas para regular su uso. Las primeras normas dictadas en materia aeronáutica de las que se tiene noticia son, una ordenanza dictada el 27 de abril de 1784 por Lennoir, un lugarteniente general de policía de la Villa de París, por virtud de la cual se prohibieron las ascensiones en globo sin autorización previa, y otra de 1819, en la que el Conde de Anglés, Prefecto de Policía, prohibió el uso de globos inflados con aire caliente e impuso para los demás la obligación de portar a bordo un paracaídas, prohibiendo, además, las ascensiones en la época anterior a la recogida de las cosechas.

Desde este  momento, en que tienen lugar las primeras experiencias aeronáuticas en globo, hasta que en 1884 entra en escena el globo dirigible, se suceden numerosas teorías e investigaciones sobre la aviación y el modo de navegar por el aire siguiendo una ruta previamente fijada, sin embargo, los juristas no parecen preocuparse demasiado por los problemas y cuestiones que podrían generarse con ocasión de estas experiencias aéreas.

Pero, como se decía líneas más arriba, en el año 1884 la situación comienza a cambiar, y para mejorar, por supuesto. El 9 de agosto de ese año acontece el primer vuelo a bordo de un globo dirigible, La France, tripulado por los Capitanes franceses Renard y Krebs. En este viaje consiguen elevarse y recorrer la ruta previamente trazada, desde el Valle de Chalais hasta Villacoublay, desde donde viró para regresar al punto de partida. Este mismo aparato efectúo tres experiencias más en 1884 y otras tres en 1885, todas ellas con resultados positivos.

Años más tarde, en 1897  el ingeniero francés Clément Ader experimentó con éxito el primer aeroplano de motor, con 500 Kg., de peso. Fue ensayado el 14 de octubre en el campo de maniobras de Satory. Es a partir de este momento que el hombre comienza a tomar conciencia de que es posible desplazarse por vía aérea, y la aviación comienza a progresar a un ritmo imparable.

En el año 1900 los hermanos Wright comienzan a experimentar con aeroplanos sin motor, basándose en los trabajos de Jean Pierre Mouillard y Otto Lilienthall. Su campo de experimentación fue instalado en Kitty – Hawk, en Carolina del Norte. (Estados Unidos). Ya en 1903 dotaron su aeroplano con un motor que hacía girar dos hélices, y con él consiguieron recorrer 260 metros. En 1905 lograron efectuar un vuelo de 38 Km. en la pradera de Springfield, Ohio.  Wilbur Wright afianzó sus logros en Francia, el 11 de octubre 1908, en una experiencia área en la que consiguió mantenerse en vuelo durante una hora sobre el hipódromo de Hunaudieres.

Estos últimos hitos son los que determinan que sea ya a partir de 1908, cuando comience a tener lugar una copiosa creación de normas y doctrina jurídica referida a las cuestiones derivadas del nuevo descubrimiento.

BIBLIOGRAFIA

HENRY-COÜANNIER, A.: "Elementos creadores del Derecho Aéreo". Traducida al español por Galo Ponte Escartín. Ed. Reus. Madrid, 1929.


[1] Gaceta de Madrid nº 4460 de 30 de noviembre de 1846. Pág. 3 

Lo más visto esta semana

El Convenio de Montreal de 1999 para la unificación de ciertas reglas para el transporte aéreo internacional

Concepto y naturaleza jurídica del fletamento de aeronaves

La Convención de París de 1919 para la reglamentación de la navegación aérea

Los contratos de utilización de aeronaves. Consideraciones generales

Las servidumbres aeronáuticas: concepto y clases

El Convenio de Chicago de 7 de diciembre 1944 sobre Aviación Civil Internacional

Las normas y métodos recomendados internacionales de la OACI

Convenios bilaterales en materia de transporte aéreo: las libertades del aire

Actualización del Programa Nacional de Seguridad para la Aviación Civil (PNS)