El Registro de Matrícula de Aeronaves Civiles y el nuevo Reglamento de matriculación

El Registro de Matrícula de Aeronaves Civiles (RMAC) es una entidad de naturaleza administrativa, con sede en Madrid, único, y cuyo ámbito geográfico se extiende a todo el territorio nacional. Depende de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA), concretamente de la Dirección de Seguridad de Aeronaves, según lo establecido en el art. 9.1 b), en relación con el art. 28.2 b), ambos del Real Decreto 184/2008 de 8 de febrero, por el que se aprueba el Estatuto de la AESA., siendo este último órgano el que tiene atribuida la competencia para la práctica de inscripciones y anotaciones registrales y la emisión de certificados de titularidad, de flota y de historia registral de la aeronave, que se emitirán, a partir de la entrada en vigor de la nueva normativa, en formato digital. 

Esta nueva normativa se ha publicado hoy en el BOE, y es el Real Decreto 384/2015 de 22 de mayo, por el que se aprueba el Reglamento de matriculación de aeronaves civiles, que viene a sustituir al actual Decreto 416/1969 de 3 de marzo a partir del 1 de diciembre de 2015 cuando se produzca su entrada en vigor. 

La inscripción de aeronaves civiles en el RMAC, además de otorgar matrícula[1] y la nacionalidad española a las aeronaves inscritas (atributo que la hace estar sometida al ordenamiento jurídico español), es obligatoria. El incumplimiento de esta obligación, también prevista en el art. 33.7º de la Ley de Seguridad Aérea, puede ser sancionado como infracción leve, grave o muy grave según las circunstancias concurrentes en cada caso y los perjuicios ocasionados con arreglo al art. 44 de la misma. En él se van a consignar, además de la inscripción de la matrícula y su cancelación, todas las anotaciones registrales relativas a los cambios de titularidad, cargas, gravámenes, vicisitudes técnicas, así como los negocios jurídicos por cuya virtud se adquiere o transmite la propiedad, los contratos de arrendamiento, o cualquier otro que suponga la traslación del uso o posesión de la misma, salvo que se trate de contratos de arrendamiento o subarrendamiento de duración igual o inferior a seis meses, que aunque exentos de inscripción, deberán obtener previa autorización de la AESA. 

Están legitimadas para solicitar estas inscripciones y anotaciones las personas físicas y jurídicas de nacionalidad comunitaria que vayan a operar la aeronave objeto de inscripción, así como personas, físicas o jurídicas, que sin poseer dicha nacionalidad, tengan su residencia habitual o establecimiento permanente en España y destinen la aeronave a un uso privado.
El nuevo Reglamento extiende su ámbito de aplicación a todas las aeronaves civiles, incluso ultraligeros, aeronaves privadas de uso no mercantil, históricas y construidas por aficionados, exceptuando las siguientes:
  • Alas delta y otras alas de vuelo libre: Se consideran alas delta y alas de vuelo libre aquellas aeronaves dotadas de estructuras sustentadoras, rígidas o semirrígidas, que precisan de la acción humana para el despegue y el aterrizaje, así como para desplazarse por la atmósfera.
  • Parapentes: Se consideran parapentes aquellas estructuras sustentadoras no rígidas, para cuyo despegue y aterrizaje se requiere únicamente el esfuerzo físico de sus ocupantes.
  • Parapentes motorizados: Se consideran parapentes motorizados o para motores aquellos parapentes que cuentan con un sistema de propulsión auxiliar, ya sea éste soportado por un ocupante o por una estructura auxiliar.
  • Otras aeronaves que precisen del esfuerzo físico para el despegue o el aterrizaje, aun cuando estén dotadas de un sistema de propulsión auxiliar para facilitar el despegue.
  • Microplaneadores: Se consideran microplaneadores aquellas aeronaves sin motor cuyo peso en vacío sea inferior a 80 kilogramos en el caso de monoplazas o 100 kilogramos en el de biplazas, incluidos los de lanzamiento a pie.
  • Otras aeronaves cuyo peso total al despegue, descontado el peso del piloto, sea inferior a 70 kilogramos.
  • Globos cautivos: Se consideran globos cautivos aquellos aeróstatos no susceptibles de ser tripulados, que principalmente se sostienen en el aire en virtud de su fuerza ascensional y que no se desplazan libremente en la atmósfera por cuanto permanecen amarrados a tierra o a un vehículo que se desplace sobre la superficie terrestre o acuática.
  • Globos libres no tripulados, cuyo peso máximo al despegue sea inferior a 6 kilogramos. Se consideran globos libres no tripulados aquellos aerostatos no susceptibles de ser tripulados ni controlados.
  • Aeromodelos, entendiendo por tales, las aeronaves, capaces de sostenerse en la atmósfera, no susceptibles de llevar una persona a bordo, siempre que sean utilizadas exclusivamente para demostraciones aéreas, actividades deportivas, recreativas o de competición cuyo peso máximo al despegue sea inferior a 150 kilogramos.
  • Las aeronaves pilotadas por control remoto cuya inscripción no proceda, conforme a lo previsto en su normativa específica.[2]
También están exentas de inscripción las aeronaves con matrícula de prueba, que constará de tres números y la marca de nacionalidad (EC-) y que podrá concederse en los siguientes supuestos:
  • Aeronaves de fabricación en serie, para la realización de vuelos de verificación, puesta a punto y mantenimiento, durante su proceso de fabricación hasta la entrega al cliente.
  • Aeronaves prototipo: para la realización de vuelos de prueba para investigación, desarrollo, verificación, puesta a punto o certificación.
Asimismo, se ha previsto un procedimiento de reserva de matrícula que podrán solicitar los adquirentes de aeronaves que tengan intención de matricularlas en España. Una vez concedida la reserva, ésta tendrá una duración máxima de seis meses, transcurridos los cuales, si no se han iniciado los trámites de matriculación definitiva y se ha obtenido la matriculación provisional, será cancelada de oficio.

Además del Decreto 416/1969, de 13 de marzo, sobre el Reglamento del Registro de Matrícula de Aeronaves, el nuevo Reglamento deroga las siguientes disposiciones:
  • El primer párrafo del artículo 2, y los artículos del 7 al 13, ambos inclusive, del Real Decreto 2876/1982, de 15 de octubre, por el que se regula el registro y uso de aeronaves de estructura ultraligera y se modifica el registro de aeronaves privadas no mercantiles.
  • El artículo 18 de la Orden de 31 de mayo de 1982, por el que se aprueba un nuevo reglamento para la construcción de aeronaves por aficionados.
  • El apartado 4, del artículo 2, de la Resolución de la Subsecretaría de Aviación Civil de 17 de noviembre de 1977, por la que se aprueba el texto refundido del Reglamento de Marcas de Nacionalidad y de Matrícula de las Aeronaves Civiles. 
Los procedimientos que se hayan iniciado antes de la entrada en vigor continuarán tramitándose con arreglo al nuevo Reglamento, aunque los trámites realizados con anterioridad conservarán su validez.

Normativa relacionada:



[1] Las matrículas españolas se compondrán de cuatro letras del alfabeto español (exceptuando la ñ) combinadas sucesivamente siguiendo el orden alfabético. Van precedidas de la marca de nacionalidad, para la que España tiene asignadas las letras EC-
A las aeronaves de estructura ligera y las construidas por aficionados, además de la marca de nacionalidad, se les asignará una matrícula que empezará por las letras U o A respectivamente, seguidas de tres números asignados por orden sucesivo. No obstante, este nuevo procedimiento de asignación de marcas de matrícula comenzará a aplicarse una vez se hayan agotado todas las series disponibles actualmente. (v. art. 17 y Disposición adicional tercera del Reglamento.)
[2] Masa máxima al despegue inferior a 25 kg

Lo más visto esta semana

Los contratos de utilización de aeronaves. Consideraciones generales

La Convención de París de 1919 para la reglamentación de la navegación aérea

Concepto y naturaleza jurídica del fletamento de aeronaves

Las servidumbres aeronáuticas: concepto y clases

Convenios bilaterales en materia de transporte aéreo: las libertades del aire

El contrato de arrendamiento de aeronaves (y III): Marco normativo

Regulación actual de los vuelos privados de costes compartidos

Antecedentes del Derecho Privado Aéreo

Tratamiento jurídico del abandono de aeronaves