Las servidumbres aeronáuticas: concepto y clases


Podrían definirse como las limitaciones al dominio a las que se sujetan los terrenos adyacentes a un aeródromo o aeropuerto con la finalidad de evitar que en sus inmediaciones se levanten obstáculos, edificaciones o plantaciones  que impidan las maniobras de despegue, aproximación y aterrizaje de aeronaves en condiciones de seguridad, así como la imposición de restricciones a la colocación de instalaciones, o al ejercicio de actividades, que impidan o dificulten la correcta recepción por las aeronaves de las emisiones radioeléctricas procedentes de los sistemas de ayuda a la navegación. Las servidumbres aeronáuticas encuentran su fundamento  en las condiciones de uso a las que se hallan sujetos los predios colindantes a un aeropuerto en aras de la protección del interés general que supone la seguridad de la navegación aérea, tal como se desprende de la Disposición Adicional Única de la Ley de Navegación Aérea. (LNA)

 A tenor del art. 51 de la LNA el régimen jurídico de estas servidumbres se vino a desarrollar en el Decreto 584/1972 de 24 de febrero, de servidumbres aeronáuticas. En palabras del Tribunal Supremo (en Sentencia de 2 de noviembre de 1979), se definen como "limitaciones del dominio que afectan, como algo normal, a los terrenos, construcciones e instalaciones que circundan los aeropuertos en aras de la seguridad de la navegación, alcanzando al área de maniobra y al espacio aéreo de aproximación". La Sentencia de 23 de abril de 2014, señala que “las servidumbres aeronáuticas que establece el Decreto 584/1972 en sus tres capítulos se corresponden con las que afectan a los aeródromos (capítulo I) o las instalaciones radioeléctricas aeronáuticas (capítulo II) y las que se imponen para garantizar la seguridad en las maniobras de aproximación por instrumentos de las aeronaves (capítulo III). Para este recurso, en concreto, tienen particular importancia las que podrían calificarse de servidumbres "físicas", esto es, aquellas en virtud de las cuales los espacios o áreas más o menos cercanos a los aeródromos se someten a ciertas limitaciones tanto para restringir la creación de nuevos obstáculos físicos como para eliminar los existentes o señalizarlos, siempre en beneficio de la seguridad del tráfico aéreo. En dichas áreas o espacios cabe tanto prohibir las edificaciones o instalaciones que puedan afectar a la seguridad de la navegación aérea como autorizar las que, en el mismo espacio físico y a la vista de sus características, no la comprometan.”

De esta forma, conforme al citado Decreto de 1972, cabe distinguir los siguientes tipos de servidumbre atendiendo a su finalidad:

  • Servidumbres de aeródromo: Destinadas a impedir el levantamiento de obstáculos en los alrededores de un aeródromo para respetar las aéreas de subida, aproximación y entorno. Una vez definidas estas áreas, se puede restringir la creación de nuevos obstáculos, eliminar los existentes o señalizarlos.
  • Servidumbres de limitación de actividades: En su virtud se pueden prohibir, limitar o condicionar, en las áreas afectadas por la servidumbre, actividades que puedan suponer un peligro para las operaciones aéreas o para el correcto funcionamiento de las instalaciones radio eléctricas o de ayuda a la navegación, como por ejemplo, actividades que puedan producir turbulencia, el uso de luces o emisores de láser que pueden crear peligro o inducir a error,  susceptibles de producir humos… etc.
  • Servidumbres de operación de aeronaves: Aquellas que son necesarias para garantizar las maniobras de aproximación por instrumentos.
  • Servidumbres de instalaciones radioeléctricas: Tienen como finalidad que las aeronaves reciban de forma apropiada las emisiones procedentes de los sistemas de ayuda a la navegación.

Además, la LNA en su art. 53 obliga a los propietarios o poseedores de las fincas colindantes a permitir la entrada, o el paso por ellas, para las operaciones de salvamento o auxilio a aeronaves accidentadas. Si se derivan daños o perjuicios por la aplicación de servidumbres aeronáuticas deberá indemnizarse al propietario aplicando las reglas de la expropiación forzosa. 

Por mandato de la Disposición Adicional Única de la LNA, se han de incluir las servidumbres acústicas, reguladas en el art. 4.2 LNA. En España, los beneficios que la navegación aérea aporta a la sociedad, tienen como contrapartida el derecho a ser indemnizado o reparado de  quien tiene el deber de soportarla. De esta forma, la LNA obliga al Estado, con respecto a los aeropuertos de su competencia, a respetar los objetivos de calidad acústica fijados legalmente. Con el fin de equilibrar la explotación eficiente de la infraestructura con los derechos de los dueños y ocupantes de los bienes subyacentes, la autoridad aeronáutica vigila constantemente el impacto que les ocasiona la actividad, sancionando los incumplimientos de la normativa sobre ruido y adoptando las medidas reparadoras para los perjudicados.  AENA ha ejecutado Planes de Aislamiento Acústico en el entorno de diecinueve aeropuertos españoles, insonorizando viviendas y edificaciones de interés cultural y de usos sensibles, como centros sanitarios y docentes.

La contravención de las órdenes impartidas por la Autoridad Aeronáutica sobre aplicación de las normas en materia de servidumbres, es sancionada como infracción muy grave en el art. 48.4 de la Ley 21/2003 de 7 de julio, de seguridad aérea, con multas que oscilan entre los 90.001 y 225.000 €, y en su caso, podrán castigarse con pena de multa y arresto de 7 a 15 fines de semana[1] con arreglo al art. 16 de la Ley 209/1964 de 24 de diciembre, penal y procesal en materia de navegación aérea. 

Normativa básica:


 Actualización:  El 25 de febrero de 2017, se publica en el BOE la Resoluciónde 31 de enero de 2017, de la Subsecretaría, por la que se aprueba la Carta de servicios de autorizaciones de servidumbres aeronáuticas de la Agencia Estatalde Seguridad Aérea

Aprobada la Carta de Servicios de Autorizaciones de Servidumbres Aeronáuticas de AESA





 

[1] Las penas previstas por la Ley Penal y Procesal en materia de navegación aérea fueron  actualizadas por la Disposición Transitoria 11ª del Código Penal, por lo que deben sustituirse por las siguientes:

  •  Reclusión mayor, por prisión de quince a  veinte años.
  • Reclusión menor, por prisión de ocho a quince años.
  • Prisión mayor, por prisión de tres a ocho años.
  • Prisión menor, por prisión de seis meses a tres años.
  • Arresto mayor, por arresto de siete a quince fines de semana.
  • Arresto menor, por arresto de uno a seis fines de semana

Lo más visto esta semana

Los contratos de utilización de aeronaves. Consideraciones generales

La Convención de París de 1919 para la reglamentación de la navegación aérea

Concepto y naturaleza jurídica del fletamento de aeronaves

Convenios bilaterales en materia de transporte aéreo: las libertades del aire

El contrato de arrendamiento de aeronaves (y III): Marco normativo

Regulación actual de los vuelos privados de costes compartidos

Antecedentes del Derecho Privado Aéreo

Tratamiento jurídico del abandono de aeronaves