Las normas y métodos recomendados internacionales de la OACI

En el Capítulo VI del Convenio de Chicago de 7 de diciembre de 1944, sobre Aviación Civil Internacional,  se prevén las normas y métodos recomendados internacionales (SARP por sus siglas en inglés: Standards and Recommended Practice).  Uno de los fines de la  Organización de la Aviación Civil Internacional (OACI),  es “lograr el desarrollo seguro y ordenado de la aviación civil internacional” mas este objetivo no puede satisfacerse si no hay una tendencia a la uniformidad en las reglamentaciones internas de los Estados contratantes del Convenio.  Este llamamiento a la colaboración de los Estados para lograr la tan necesaria armonización normativa para la facilitación de la navegación aérea a escala mundial, se contiene en el Art. 37 del Convenio cuando dice que “cada Estado contratante se compromete a colaborar, a fin de lograr el más alto grado posible de uniformidad en las reglamentaciones, normas, procedimientos y organización relativos a las aeronaves, personal, aerovías y servicios auxiliares, en todas las cuestiones en que tal uniformidad facilite y mejore la navegación aérea.”  

Los SARP son adoptados por la OACI, quien puede enmendarlos cuando así lo considere oportuno, mientras que los Estados, por su parte, procuran adaptar sus normas internas al contenido de estas recomendaciones que pueden tratar sobre las siguientes materias:
  • Sistemas de comunicaciones y ayudas para la navegación aérea, incluida la señalización terrestre.
  • Características de los aeropuertos y áreas de aterrizaje.
  • Reglas del aire y métodos de control del tránsito aéreo.
  • Otorgamiento de licencias del personal operativo y mecánico.
  • Aeronavegabilidad de las aeronaves.
  • Matrícula e identificación de las aeronaves.
  • Compilación e intercambio de información meteorológica.
  • Diarios de a bordo.
  • Mapas y cartas aeronáuticas.
  • Formalidades de aduana e inmigración.
  • Aeronaves en peligro e investigación de accidentes.

Esta enumeración no supone una lista cerrada de cuestiones que puede tratar la OACI en la elaboración de sus recomendaciones, ya que como dispone el art. 37 en su párrafo final, podrá tratar otras cuestiones relacionadas con la seguridad, regularidad y eficacia de la navegación aérea que en su oportunidad puedan considerarse apropiadas.

Ahora bien, ¿qué ocurre cuando un Estado no puede cumplir en todos sus aspectos con las normas internacionales, o en caso de ser enmendadas, no puede compatibilizarlas con su propia legislación? El Art. 38 del Convenio de Chicago ha previsto para estos casos un procedimiento de notificación de diferencias. El Estado afectado por esta situación  debe notificarla  con carácter inmediato  a  la OACI. Si se trata de una enmienda de una norma internacional, y el Estado contratante en cuestión no integra esa enmienda en su ordenamiento jurídico interno, dispone de un plazo de 60 días desde la adopción de la misma para notificarlo al Consejo, quien, posteriormente,  notifica a todos los  demás Estados las diferencias existentes con respecto al Estado afectado y las normas internas que éste haya adoptado. 

Los Anexos de la OACI[1]

Son los actos normativos empleados por la OACI, en los que se materializan los SARP,  para lograr la uniformidad  en la aplicación de los procedimientos y requisitos exigidos internacionalmente concernientes a la navegación y el transporte aéreo. La adopción de los Anexos corresponde al Consejo de la OACI y requieren el voto de dos tercios de sus miembros en sesión convocada para este fin. Tanto los Anexos como sus enmiendas surten efecto a los tres meses de su comunicación a los Estados contratantes, o al vencimiento de un plazo mayor determinado por el Consejo, salvo que la mayoría de los Estados manifiesten  su desaprobación. La entrada en vigor de todo Anexo o enmienda se notifica inmediatamente a los Estados miembros. Hasta ahora el Consejo de la OACI ha elaborado 19 Anexos técnicos. Veamos sucintamente  su contenido.

Anexo 1: Licencias al personalEn este Anexo figuran las normas y métodos recomendados para el otorgamiento de las licencias de los miembros de la tripulación de vuelo, controladores de tránsito aéreo, técnicos de mantenimiento y despachadores de vuelo. Contiene la enumeración de las distintas licencias y habilitaciones de clase y tipo, las atribuciones de confieren a sus titulares, así como los requisitos necesarios para su obtención en orden a la edad, aptitud psicofísica, conocimientos, experiencia y pericia. 

Anexo 2: Reglamento del AireConjunto de normas convenidas a nivel internacional que procuran una navegación aérea segura y eficiente. Sus reglas se aplican sin excepción tanto en alta mar como en los territorios nacionales, en la medida que no entren en conflicto con la legislación interna del Estado sobrevolado. El piloto al mando de la aeronave es el responsable de su cumplimiento. Incluye reglas sobre la protección de personas y propiedad, prevención de colisiones,  operaciones, información sobre vuelos y planes de vuelo, señales de socorro, hora, servicio de control de tránsito aéreo,  interferencia ilícita de aeronaves, interceptación, reglas de vuelo visual y reglas de vuelo instrumental.

Anexo 3: Servicio meteorológico para la navegación aérea internacionalEste servicio proporciona  a los explotadores, miembros de la tripulación de vuelo, servicios de control de tránsito aéreo, servicios de búsqueda  y salvamento y administraciones aeroportuarias, la información necesaria para procurar la seguridad y la eficiencia de la navegación aérea. Este Anexo dispone cual es el uso de este servicio y el suministro de la información, el contenido y forma de los informes meteorológicos, pronósticos de aeródromo, de aterrizaje, de ruta, así como su utilización e interpretación.

Anexo 4: Cartas aeronáuticasEn virtud de este Anexo se normaliza la confección de cartas aeronáuticas, con el fin de satisfacer la necesidad de uniformidad y coherencia en su suministro para garantizar un tráfico aéreo seguro. El Anexo especifica los requisitos que se deben observar para su elaboración en cuanto a colores, símbolos, unidades de medida, escalas, fronteras, relieve, zonas, tipografía, orografía…etc.

Anexo 5: Unidades de medida que se emplearán en las operaciones aéreas y terrestres. Adopta el Sistema Internacional de Unidades (SI) preparado por la Conferencia General de Pesas y Medidas (CGPM). Este sistema fue implantado por la enmienda 13 en marzo de 1979, aunque se reconocen otras unidades de medida ajenas a las SI, cuyo uso conviene, al menos temporalmente, a las operaciones aéreas y terrestres. Estas unidades son la milla marina (NM) para medir la distancia, el nudo  (Kt) para medir la velocidad y el pie (ft) para medir la altitud.  Se reconoce asimismo el uso permanente de otras unidades de medida que tampoco pertenecen a las SI, como el litro para medir el volumen, el  grado Celsius para la temperatura , los grados, minutos y segundos  para medir ángulos planos,  la hora, el minuto y el día para medir el tiempo, y la tonelada métrica para medir la masa. 

Anexo 6: Operación de aeronaves. Se subdivide en tres partes: I. Transporte aéreo comercial internacional – Aviones. IIAviación general internacional – Aviones. IIIOperaciones internacionales – Helicópteros.

Este Anexo trata de normalizar las operaciones de aeronaves desarrollando los criterios por los que se rige su funcionamiento, el mantenimiento, la performance y  los instrumentos de navegación y de comunicación. Exige que exista un manual de operaciones para cada tipo de aeronave, que se porte a bordo de la misma toda la documentación de vuelo y  que se respeten los tiempos de descanso de la tripulación para evitar la fatiga, resaltando la  importancia de una correcta coordinación para la gestión eficiente de situaciones de emergencia.

Anexo 7: Marcas de nacionalidad y matrículaContiene las normas sobre el uso de los caracteres y símbolos que forman las marcas de nacionalidad y las matrículas de las aeronaves y su emplazamiento. 

Anexo 8: AeronavegabilidadMediante los certificados de aeronavegabilidad el Estado de matrícula verifica que una aeronave está en condiciones de volar. Todas las aeronaves que se emplean en la navegación aérea internacional deben ir provistas de este certificado. En este Anexo se contienen las requisitos necesarios para que los Estados contratantes se reconozcan entre si sus certificados de aeronavegabilidad respecto de las aeronaves que sobrevuelan o entran en sus territorios, dando así cumplimiento a lo ordenado en el art. 33 del Convenio, según el cual los certificados de aeronavegabilidad serán reconocidos por el resto de los Estados contratantes, siempre que se hayan expedido observando requisitos iguales o superiores a los establecidos en aplicación del Convenio. 

Anexo 9: FacilitaciónDesarrolla lo prevenido en el Capítulo IV del Convenio, es decir, las medidas para facilitar la navegación aérea. (Arts. 22 a 28).  Sus normas están destinadas a facilitar y agilizar el tránsito de aeronaves, pasajeros, tripulaciones y carga, intentando no entorpecerlo más de lo necesario a causa de los controles de aduana, inmigración, sanidad y despacho.  Insta a los Estados contratantes que adopten las medidas oportunas para minimizar el tiempo invertido en estos controles, así como a que fomenten el desarrollo de tecnologías de intercambio de la información para aumentar la eficiencia en los procedimientos aeroportuarios, todo ello con la finalidad de evitar en lo posible demoras excesivas o innecesarias.

Anexo 10: Telecomunicaciones aeronáuticas. Compuesto por cinco volúmenes que contienen una compleja regulación técnica sobre la unificación de los procesos y sistemas de navegación, comunicación y vigilancia. I. Radio ayudas a la navegación. II. Procedimientos de comunicaciones, incluso los que tienen categoría de PANS. III. Sistemas de comunicaciones: Parte 1: Sistemas de comunicaciones de datos digitales. Parte 2: Sistemas de comunicación oral. IV. Sistema de radar y vigilancia y sistemas anticolisión. V. Utilización del espectro de radiofrecuencias aeronáuticas.

Anexo 11: Servicios de tránsito aéreoLos servicios de control de tránsito aéreo son unos de los servicios esenciales para que el tránsito aéreo se desarrolle de manera fluida, segura y ordenada. Este Anexo define tales servicios y especifica las normas que le son aplicables a nivel mundial.

Anexo 12: Búsqueda y salvamentoSus cinco capítulos detallan los principios y procedimientos de cooperación para que las operaciones de los Servicios SAR (Search and Rescue) sean eficaces, procurando la rápida localización de aeronaves siniestradas y haciendo llegar la ayuda necesaria a los supervivientes de un accidente aéreo. También se establecen procedimientos uniformes para la identificación y categorización de situaciones de emergencia. Concretamente, para ello se distinguen tres fases:

1ª Fase de incertidumbre (INCERFA): La aeronave no ha llegado a su destino o se ha perdido la comunicación con ella.
2ª Fase de alerta (ALERFA): El Centro Coordinador de Salvamento (RCC) transmite la situación de alerta a los Servicios SAR correspondientes para que se dé comienzo a la adopción de medidas pertinentes.
3ª Fase de peligro (DESTREFA): Se declara una vez que hay indicios razonables para sospechar que una aeronave está en peligro, o una vez constatado el peligro. El RCC adopta las medidas oportunas para localizar la aeronave y prestar la ayuda necesaria. Avisados el explotador, el Estado de matrícula, los servicios de control de tránsito aéreo correspondientes, las autoridades competentes para la investigación de accidentes y los RCC próximos, se coordina un plan de acción y se efectúa la operación de búsqueda y salvamento. Este Anexo se complementa con el Manual de Búsqueda y Salvamento de la OACI. (DOC. 7333 AN/859).

Anexo 13: Investigación de  accidentes e incidentes de aviaciónLa investigación de los accidentes aéreos y de los factores y circunstancias que han concurrido a su producción, es fundamental para evitar que vuelvan a producirse. Este Anexo define los requisitos y procedimientos aplicables a nivel internacional para la investigación de estos sucesos. Además de contemplar el procedimiento a seguir a lo largo de la investigación, dedica un capítulo a la protección de las pruebas, de la cadena de custodia y al traslado de la aeronave.

Anexo 14: AeródromosSus dos volúmenes abordan  variados temas, como la planificación y gestión de aeropuertos, ingeniería, entorno terrestre, iluminación y los equipos de salvamento  y extinción de incendios de los que deben estar provistos.

Anexo 15: Servicios de información aeronáuticaAseguran el flujo uniforme y coherente de la información  necesaria para garantizar la seguridad y la eficiencia de la navegación aérea internacional.

Anexo 16: Protección del medio ambiente. Trata sobre la forma de prevenir o de paliar los efectos del ruido de los motores de las aeronaves y de la emisión de gases a la atmósfera.

Anexo 17: Seguridad. Protección de la aviación civil internacional contra actos de interferencia ilícita Trata los aspectos administrativos, así como los medios técnicos aplicables para proteger la aviación civil contra los actos de interferencia ilícita, coordinando las actividades de quienes deben intervenir en los programas de seguridad.

Anexo 18: Transporte sin riesgos de mercancías peligrosas por vía aéreaRegula los métodos y procedimientos que deben observarse para transportar por vía aérea y de forma segura materiales explosivos, inflamables, corrosivos, radiactivos, tóxicos e infecciosos. 

Anexo 19: Gestión de la seguridad operacional.[2] Pese a ser el medio de transporte más seguro, el aéreo, entraña una serie de riesgos. La gestión de la seguridad operacional pretende lograr el control de esos riesgos, tratando de identificarlos y adoptando las medidas adecuadas para eliminarlos o reducirlos a un nivel aceptable. Para ello, los Estados deben adoptar sus programas estatales de seguridad operacional (SSP), estableciendo un marco normativo apropiado que satisfaga este objetivo, para su aseguramiento y control, e imponiendo a los proveedores de servicios[3] la implantación de sistemas de gestión de seguridad operacional. Este Anexo contiene las normas y métodos recomendados relacionados con las responsabilidades y procesos de  los programas estatales de seguridad operacional adoptados por los Estados. Sus SARP están basados en las normas sobre seguridad operacional previstas en los Anexos 1, 6, 8, 11, 13 y volumen I del 14, quedando todo ello reunido en este nuevo Anexo, cuya entrada en vigor se produjo el 14 de noviembre de 2013. Más información sobre este Anexo, aquí.




[1] Más información sobre los Anexos de la OACI (1-18):
[2] A efectos de la aplicación de las normas y métodos recomendados (SARP – Standards and Recomended Practice) en este Anexo debemos entender por:
Programa estatal de seguridad operacional (SSP): Conjunto integrado de reglamentos y actividades destinado a mejorar la gestión de la seguridad operacional.
Riesgo de seguridad operacional: Probabilidad y severidad previstas de las consecuencias o resultados de un peligro.
Seguridad operacional: Estado en el que los riesgos asociados a las actividades de aviación relativas a la operación de aeronaves, o que apoyan directamente dicha operación, se reducen y controlan a un nivel aceptable.
Sistema de gestión de la seguridad operacional (SMS): Enfoque sistemático para la gestión de la seguridad operacional que incluye las estructuras orgánicas, la obligación de rendición de cuentas, las políticas y los procedimientos necesarios.
[3] Organizaciones de instrucción acreditadas, explotadores, servicios de control de tránsito aéreo, organismos de mantenimiento, fabricación y diseño de aeronaves, y explotadores de aeródromos.

Lo más visto esta semana

El Convenio de Chicago de 7 de diciembre 1944 sobre Aviación Civil Internacional

El Convenio de Montreal de 1999 para la unificación de ciertas reglas para el transporte aéreo internacional

La Convención de París de 1919 para la reglamentación de la navegación aérea

Los contratos de utilización de aeronaves. Consideraciones generales

Concepto y naturaleza jurídica del fletamento de aeronaves

Las servidumbres aeronáuticas: concepto y clases

El contrato de arrendamiento de aeronaves (II): Clases

Nuevo Reglamento de Circulación Aérea Operativa