La administración aeronáutica (I): La Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA)

Fue creada  a partir de la Disposición Adicional Tercera de la Ley 28/2006, de 18 de julio, de Agencias Estatales para la mejora de los servicios públicos. La citada disposición autoriza la creación de la AESA en los siguientes términos: “se autoriza al Gobierno para la creación de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea, para la ejecución de las funciones de ordenación, supervisión e inspección de la seguridad del transporte aéreo y de los sistemas de navegación aérea y de seguridad aeroportuaria en sus vertientes de inspección y control de productos aeronáuticos, de actividades aéreas y del personal aeronáutico. Así como, para las funciones de detección, análisis y evaluación de los riesgos de seguridad en este modo de transporte.”  Por su virtud, y mediante Real Decreto 184/2008, de 8 de febrero, se establece el Estatuto de la Agencia.

Para la consecución de este objetivo, la AESA debe ajustarse a los siguientes criterios de actuación:

a) Preservar la seguridad del transporte aéreo de acuerdo con los principios y normas vigentes en materia de aviación civil.
b) Promover el desarrollo y establecimiento de las normas aeronáuticas nacionales e internacionales en materia de seguridad aérea y protección al usuario del transporte aéreo, así como de los procedimientos para su aplicación.
c) Promover una cultura de seguridad en todos los ámbitos de la aviación civil.
d) Proteger y defender los intereses de la sociedad, y en particular de los usuarios, velando por el desarrollo de un transporte aéreo seguro, eficaz, eficiente, accesible, fluido, de calidad y respetuoso con el medio ambiente.
e) Desarrollar sus competencias atendiendo a las necesidades de la aviación civil, en términos de calidad, eficacia y eficiencia y competitividad.

La AESA vino a sustituir al Ministerio de Fomento y la Dirección General de Aviación Civil en todas las funciones y competencias que se atribuyen a la Agencia en su Estatuto, salvo en aquellas que estén directamente atribuidas al Ministerio de Fomento. Dichas competencias  figuran en el art. 9 del Estatuto:

a) La expedición, renovación, suspensión, mantenimiento y revocación de autorizaciones, habilitaciones, licencias, certificaciones y otros títulos habilitantes para la realización de actividades aeronáuticas civiles, tales como la operación de aeronaves, de aeropuertos y de servicios de navegación aérea, así como para el diseño, fabricación, mantenimiento, y uso de las aeronaves, los productos, componentes y equipos aeronáuticos civiles, así como el reconocimiento y aceptación de títulos, licencias, autorizaciones o certificados expedidos por otras autoridades y que sean requeridos para el ejercicio de profesiones aeronáuticas.
b) La gestión del Registro de matrícula de aeronaves.
c) La inspección aeronáutica, de acuerdo con lo dispuesto en los títulos III y IV de la Ley 21/2003, de 7 de julio.
d) Las que los reglamentos o directivas comunitarios atribuyen al Estado, y corresponden al Ministerio de Fomento en virtud del ordenamiento jurídico interno, en el ámbito de la seguridad en el transporte aéreo civil y la protección al usuario del transporte aéreo, entre otras, como autoridad nacional de supervisión o como organismo responsable del cumplimiento de los mismos.
e) El ejercicio de la potestad sancionadora en materia de aviación civil regulada en el Título V de la Ley 21/2003, de 7 de julio.
f) La gestión de riesgos en materia de seguridad de la aviación civil.
g) La autorización, acreditación e inspección a personas físicas y jurídicas para su actuación como entidades colaboradoras en materia de inspección aeronáutica.
h) La aprobación previa de procedimientos y programas internos de autoverificación y control desarrollados y aplicados por los explotadores de servicios de transporte aéreo y los titulares o prestadores de servicios aeroportuarios y de navegación aérea en cumplimiento de la normativa técnica y de seguridad aplicable.
i) La facilitación en el transporte aéreo para garantizar la accesibilidad y el tránsito eficaz, fluido y seguro de personas y bienes a través de las infraestructuras del transporte aéreo.
j) La colaboración técnica y participación en organismos nacionales e internacionales en materia de seguridad aérea y protección al usuario del transporte aéreo, así como la colaboración con la Unión Europea y la Agencia Europea de Seguridad Aérea para realizar inspecciones e investigaciones en territorio español.
k) La iniciativa de la normativa reguladora en los ámbitos de la aviación civil atribuidos a su responsabilidad, para su elevación a los órganos competentes del Ministerio de Fomento.
l) Aquellas otras relacionadas con el objeto y fines de la Agencia que pudieran serle atribuidas.
m) La Agencia prestará asistencia técnica y colaborará con el Ministerio de Fomento en el ejercicio de las competencias de aquél en materia de aviación civil.

La AESA se estructura en cuatro órganos operativos:

  • Dirección de evaluación de seguridad y auditoría técnica interna: ejerce competencias en materia de seguridad.
  • Dirección de seguridad de aeronaves: Encargada de las competencias previstas en las letras  a), c), d), e), g), h), j) y k), en los ámbitos del mantenimiento, del personal de vuelo, la certificación de aeronaves y la inscripción de su matrícula. Dentro de este órgano se ubican las ocho Oficinas de Seguridad en Vuelo, encargadas de la misión de inspeccionar, supervisar e instruir expedientes sancionadores, preparación de la emisión de títulos en materia de operaciones, mantenimiento, organizaciones de diseño y producción de aeronaves y licencias de personal.
  • Dirección de seguridad de aeropuertos y navegación aérea: ejerce las competencias de las letras a), c), d), e), g), h), j), k) ámbito de la seguridad aeroportuaria y en la navegación. 
  • Dirección de seguridad de la aviación civil y protección al usuario: ejerce las competencias  de las letras a), c), d), e), g), h), j), k) en el ámbito de la seguridad contra los actos de interferencia ilícita y protección al usuario.
En cuanto a su organización, la Agencia se gestiona a través de dos órganos de gobierno: el Consejo Rector y el Presidente, que es también el Director General de Aviación Civil. El Presidente ostenta la máxima representación de la Agencia tanto a nivel institucional como a nivel internacional, representa al Consejo Rector y preside sus reuniones. Y además:

a)  Propone al Consejo Rector el nombramiento o separación del Director de la Agencia y de los miembros de la Comisión de Control.
b) Confiere poderes generales o especiales a persona o personas determinadas.
c) Presenta al Consejo Rector la propuesta de Contrato de gestión plurianual, con carácter previo a su aprobación por los Ministros de Fomento, de Administraciones Públicas y de Economía y Hacienda.
d) Informa a los Ministerios de Fomento, Administraciones Públicas y Economía y Hacienda acerca de la ejecución y cumplimiento de los objetivos fijados en el Contrato de gestión.
f) Remite las cuentas anuales al Tribunal de Cuentas, por conducto de la Intervención General del Estado, de acuerdo con la normativa presupuestaria.
g) Comparece ante el Congreso de los Diputados y el Senado, a requerimiento de éstos, a fin de informar acerca del desarrollo del Contrato de gestión y demás aspectos de la gestión de la Agencia y remite a las Cortes Generales o a las Comisiones parlamentarias que correspondan, a través del Ministro de Fomento, el informe general de actividad aprobado por el Consejo Rector, relativo a las tareas de la Agencia y al grado de cumplimiento de sus objetivos.

El Consejo Rector es un órgano de gobierno colegiado que supervisa y controla la actuación de la AESA. El Pleno está integrado por el Presidente, once Consejeros (designados por varios Ministerios) y un Secretario, con voz pero sin voto.

La Agencia se regula por la citada Ley 28/2006, y en lo no previsto por ésta, por las normas aplicables a las entidades de derecho público adscritas a la Administración General del Estado. En el ejercicio de sus potestades, está sometida a la Ley 30/1992, de 26 de noviembre, del Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común (LRJ-PAC)  y a la Ley de Seguridad Aérea.


Actualización: La AESA reajusta el ejercicio de las competencias de sus órganos operativos.

Lo más visto esta semana

Los contratos de utilización de aeronaves. Consideraciones generales

La Convención de París de 1919 para la reglamentación de la navegación aérea

Concepto y naturaleza jurídica del fletamento de aeronaves

Las servidumbres aeronáuticas: concepto y clases

Convenios bilaterales en materia de transporte aéreo: las libertades del aire

El contrato de arrendamiento de aeronaves (y III): Marco normativo

Regulación actual de los vuelos privados de costes compartidos

Antecedentes del Derecho Privado Aéreo

Tratamiento jurídico del abandono de aeronaves