El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas insta al refuerzo de la seguridad de la aviación civil

Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas
Imagen de Mauro Fuentes (Flickr)

El pasado 22 de septiembre, durante la celebración de su 7775ª Sesión, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas adoptó la Resolución 2309 (2016), mediante la cual insta a todos los Estados a reforzar la cooperación contra la amenaza terrorista a la que se enfrenta la seguridad de la aviación civil internacional. En dicha Resolución el Consejo de Seguridad manifiesta su preocupación no sólo por el hecho de que la aviación civil es un objetivo idóneo para grupos terroristas dadas los cuantiosas pérdidas humanas, materiales y económicas que implican los ataques a la aviación civil, sino también porque tales actos suponen una amenaza para la paz y la seguridad internacionales, porque existe la posibilidad de que los combatientes terroristas utilicen este medio de transporte, así como de que descubran, allí donde existan, las vulnerabilidades de los sistemas de seguridad. 

En este sentido, el Consejo insiste  en su llamamiento a todos los Estados para que se adhieran a los Convenios existentes en materia de lucha contra las agresiones ilícitas a la aviación civil,[1] así como den cumplimiento al resto de obligaciones internacionales, como las Normas y Métodos Recomendados Internacionales (SARP) de la OACI, concretamente las establecidas en el Anexo 17, sobre protección de la seguridad de la aviación civil internacional contra actos de interferencia ilícita. 

Además, exhorta a los Estados, como parte de su estrategia para prevenir, o en su caso, combatir, estos actos a que:

a) Aseguren que en los aeropuertos dentro de su jurisdicción se apliquen medidas eficaces y basadas en los riesgos, lo que implica, entre otras cosas, mejorar las inspecciones, los controles de seguridad y la seguridad de las instalaciones, a fin de detectar y desalentar atentados terroristas contra la aviación civil, y examinen y evalúen periódicamente y exhaustivamente tales medidas para asegurar que reflejan el panorama de amenazas en constante evolución y se ajustan a las normas y métodos recomendados de la OACI;

b) Dispongan todo lo necesario para garantizar la aplicación efectiva de esas medidas sobre el terreno de manera continua y sostenible, en particular suministrando los recursos necesarios, utilizando procesos eficaces de control de calidad y supervisión, y promoviendo una cultura de seguridad efectiva en todas las organizaciones que se ocupan de la aviación civil;

c) Aseguren que tales medidas tengan en cuenta el papel potencial de quienes tienen acceso privilegiado a zonas, conocimientos o información que puedan ayudar a los terroristas en la planificación o ejecución de atentados;

d) Aborden urgentemente cualquier deficiencia o factor de vulnerabilidad que pongan de manifiesto la OACI o los procesos nacionales de auditoría y evaluación interna de los riesgos;

e) Refuercen los procedimientos de control de la seguridad e impulsen al máximo la promoción, la utilización y el intercambio de nuevas tecnologías y técnicas innovadoras que optimizan la capacidad de detectar explosivos y otras amenazas, fortaleciendo la cooperación y la colaboración y el intercambio de experiencias en lo que respecta al desarrollo de tecnologías de control de la seguridad;

f) Sigan participando en el diálogo sobre la seguridad de la aviación y cooperen intercambiando información, en la medida de lo posible, acerca de amenazas, riesgos y factores de vulnerabilidad, colaborando en la adopción de medidas concretas para neutralizarlos y facilitando, con carácter bilateral, garantías recíprocas acerca de la seguridad de los vuelos entre sus respectivos territorios; S/RES/2309 (2016) 5/5 16-16417.  

g) Exijan que las compañías aéreas que operan en sus territorios proporcionen información anticipada sobre pasajeros a las autoridades nacionales competentes a fin de detectar la salida de su territorio, o el intento de entrada o tránsito por él, en aviones civiles, de personas designadas por el Comité dimanante de las resoluciones 1267 (1999), 1989 (2011) y 2253 (2015).




[1] Convenio sobre las Infracciones y Ciertos Otros Actos Cometidos a Bordo de las Aeronaves (Tokyo, 1963), el Convenio para la Represión del Apoderamiento Ilícito de Aeronaves (La Haya, 1970), el Convenio para la Represión de Actos Ilícitos contra la Seguridad de la Aviación Civil (Montreal, 1971), el Protocolo para la Represión de Actos Ilícitos de Violencia en los Aeropuertos que Presten Servicios a la Aviación Civil Internacional, Complementario del Convenio para la Represión de Actos Ilícitos contra la Seguridad de la Aviación Civil (Montreal, 1988), el Convenio sobre la Marcación de Explosivos Plásticos para los Fines de Detección (Montreal, 1991), el Convenio para la Represión de Actos Ilícitos Relacionados con la Aviación Civil Internacional (Beijing, 2010), el Protocolo Complementario del Convenio para la Represión del Apoderamiento Ilícito de Aeronaves (Beijing, 2010), el Protocolo que modifica el Convenio sobre las Infracciones y Ciertos Otros Actos Cometidos a Bordo de las Aeronaves (Montreal, 2014).

Lo más visto esta semana

Los contratos de utilización de aeronaves. Consideraciones generales

La Convención de París de 1919 para la reglamentación de la navegación aérea

Concepto y naturaleza jurídica del fletamento de aeronaves

Las servidumbres aeronáuticas: concepto y clases

Convenios bilaterales en materia de transporte aéreo: las libertades del aire

El contrato de arrendamiento de aeronaves (y III): Marco normativo

Regulación actual de los vuelos privados de costes compartidos

Antecedentes del Derecho Privado Aéreo

Tratamiento jurídico del abandono de aeronaves